Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info.

viernes, 26 de septiembre de 2014

Kid friendly zone

Cada vez nos encontramos más a menudo con la expresión "kid friendly zone". Restaurantes, medios de transporte y otro tipo de lugares públicos adaptados a los más pequeños.

Como todo en esta vida, esta iniciativa ha dado pie a opiniones muy controvertidas.
Por un lado parece que se quieran crear una especie de guettos para que los niños no molesten a los "sinhijos".
Por otro lado puede que la intención no sea el evitar que molesten, si no simplemente la creación de lugares donde se favorece su esparcimiento de manera natural o apropiada.

A raíz de esta foto y el debate que ha suscitado en mi círculo, allá va mi opinión personal sobre el tema.



Las formas son "heavys" sí, pero me hago una idea bastante clara sobre el estado de histeria del autor y los motivos que le empujaron a escribir esa nota.
Quién de nosotras no ha acabado alguna vez saturada de nuestros propios hijos?.
Obviamente en la nota se responsabiliza a los padres, y se tacha el comportamiento de los padres que consienten dicha situación. No a los niños, de quienes se asume una naturaleza inquieta.

Dejando a un lado los pormenores de la nota en cuestión, tengo que decir que yo he sido una "sinhijos" y he odiado con todas mis ganas a esos niños que correteaban por el bar, obligando al camarero a hacer quiebros de cintura y malabares varios para conseguir que no se le cayera la bandeja y amargándome una "tranquila" cena en pareja o entre amigos con sus chirriantes griteríos, mientras sus padres seguían cenando impasibles a lo que pasaba a su alrededor.



Pero como en todo, en esto también hay muchos matices. Cierto es que existen los "sinhijos" con muy poca paciencia y una predisposición total y absoluta hacia el rechazo, en ocasiones sin justificación alguna.

Este verano, sin ir más lejos, según ocupábamos nuestros asientos en el avión que nos llevó a Lanzarote, un "sinhijos" que debía de ser descendencia directa de Herodes, nada más ver a mi querido Bebé Experto, hizo el comentario por lo bajini de "menudo viajecito me espera". Comentario ofensivo donde los haya y nada más lejos de la realidad, porque por suerte para todos (inclusive servidora) el enano se comportó como un campeón y no molestó a nadie.



Y digo con suerte para mí, porque soy la primera en pasar mal rato si veo que mi hijo está molestando a alguien. Hay comportamientos inevitables, sobre todo si hablamos de bebés, pero hay otro tipo de comportamientos en niños más mayorcitos que se pueden evitar. A eso se le llama educación, que parece que últimamente escasea, porque todo vale. Pues no, oiga. Todo no vale, que nadie tiene porqué soportar impertinencias ni comportamientos inadecuados de hijos ajenos.


Ahora que soy una "conhijos", mi opinión no ha cambiado. No me queda más que ser consecuente y empatizar con el resto de clientela y empleados de un determinado local, educando a mi hijo a tener un comportamiento adecuado tanto en casa como fuera de ella. O en su defecto, buscar el cartelito "kid friendly zone". Puede que os parezca muy drástica pero es que los niños, niños son...


Para quien le pueda ser de utilidad, dejo a mano este enlace en el que se pueden encontrar planes, ideas y sitios aptos para peques ^_^ y este otro con información sobre las compañías aéreas "amigas" de los niños.

2 comentarios:

  1. A mí es que lo de empatizar con el resto de gente y empleados me parece lo lógico. Manda narices que las que intentamos educar a nuestros hijos con una base de respeto al prójimo, y con un mínimo de educación seamos las que tengamos que andar justificándonos constantemente.

    Opino como tú, ya lo sabes. Las tardes con amigas ahora son en sitios pensados para los peques, y nuestros cafés son prácticamente de pie y con frases inacabadas XD. Pero tengo la tranquilidad de que no molestamos a nadie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que hay alguien que me comprende :-)

      Eliminar